Ford Galaxy 2010

El ciclo de vida del actual Ford Galaxy se va a agotando, es un monovolumen de hasta siete plazas con más de 4.8 metros de longitud. La versión actual lleva presente sin cambios desde el año 2006 por lo que es un buen momento para hacer algunas modificaciones que lo hagan más interesante para el público.
Ford modifica a partir de ahora la gama del Galaxy reduciendo los niveles de equipamiento a sólo dos, Trend y Limited Edition. La más básica incluye el IVD (programa electrónico de estabilidad con control de tracción), 7 airbag, sistemas de fijación ISOFIX, climatizador bizona, volante y pomo de la palanca de cambios forrados en cuero, elevalunas eléctricos delanteros y traseros o llantas de aleación de 16”. Únicamente se puede combinar con el motor 1.8 TDCi de 125 CV.
La Limited Edition es sin duda el acabado más atractivo por la cantidad de equipamiento que incluye. A lo incluido ya por el Trend hay que sumar las llantas de 17”, el climatizador automático de tres zonas, el autoencendido de luces, el sensor de lluvia, el control de velocidad, el ordenador de viaje, el parabrisas térmico o el espejo interior fotosensible. Lo más interesante para el conductor será probablemente el Convers+, un display en color situado en la consola desde el que se puede controlar prácticamente todo.
Este acabado sólo está disponible con los motores 2.0 y 2.2 TDCi de 140 y 175 CV respectivamente. A mayores de este equipamiento se pueden incluir los faros de xenón, el sensor de presión de neumáticos, la suspensión trasera autonivelante, el acceso y arranque sin llave, el freno de aparcamiento eléctrico, los asientos delanteros con ajuste eléctrico y climatización, el tapizado de cuero y, por supuesto, el navegador GPS con pantalla táctil o el equipo multimedia con DVD y pantallas traseras.
El moderno estilo del Ford Galaxy deja entrever igualmente unas líneas cuadradas que están destinadas a ir desapareciendo. Pero lo más importante de un monovolumen como éste es el de las prestaciones que aportan a sus pasajeros. Su interior, completo, limpio y con ciertos detalles de calidad, es amplio para las dos primeras filas aunque la tercera sufre por espacio y por el acceso. Para la carga su portón facilita las cosas y con la tercera fila su volumen permite 308 litros (830 litros con cinco plazas y 2.325 litros con dos plazas).
Las diferentes mecánicas disponibles quedan definidas por tres bloques diferentes, todos diésel turboalimentados. El más asequible es el 1.8 TDCi de 125 CV, un motor suficiente para el Galaxy y que ofrece unas buenas correctas junto a un consumo muy reducido, de tan solo 6.2 litros/100 km de media. Por encima de este motor se encuentra el 2.0 TDCi de 140 CV, más moderno y equilibrado. Ofrece un mayor par máxmo de 320 Nm y un consumo mixto de sólo 6 litros.

Su mayor ventaja es que puede equiparse con un cambio automático, muy práctico para un modelo así, con el que gasta 1.4 litros más cada 100 km. El motor más potente de todos los existentes es el 2.2 TDCi de 175 CV, que ofrece un caudal de fuerza de hasta 400 Nm. Tiene un consumo muy reducido para su potencia (6.7 litros/100 km) y es capaz de mover con fuerza las casi 2 toneladas del Galaxy hasta los 208 km/h.
El Ford Galaxy más barato es el Trend 1.8 TDCi por 33.190 euros. Para adquirir la Limited Edition hay que acudir al motor 2.0 TDCi de 140 CV y pagar 35.390 euros. Son 2.500 euros de diferencia por mayor potencia, menor consumo y un equipamiento mucho más completo.


Vía | diariomotor



publicidad


Otros sitios