Mazda CX-9


Los cambios de la Mazda CX-9 radican en detalles. Por ejemplo, los rines tienen un diseño diferente (más de auto que de SUV), pero mantiene las llantas. Los espejos exteriores son más aerodinámicos, pero pueden pasar desapercibidos en la lista de cambios, algo que no ocurre con la parrilla frontal, que alberga la característica 'sonrisa'. Los faros traseros (con LEDs) tienen ligeros cambios.

Lo más resaltable es la mejoría de su antiguo propulsor: el mismo bloque de 6 cilindros en V y 3,7 litros se mantiene, pero ahora arroja 275 HP al volante, y se acopla a una transmisión automática desarrollada por Aisin específicamente para la Mazda CX-9 2010. La tracción podrá ser delantera o total.

El interior de la nueva CX-9 también recibe su actualización. Encontramos asientos de nuevos diseños (de tela en acabado Sport y cuero en Touring y Grand Touring), apliques en "negro piano" y algunos toques cromados. La consola central recibe una pequeña 're-distribución' para hacer más intuitivos los mandos.


publicidad


Otros sitios